domingo, 18 de agosto de 2013

The Fulgurator y Platón

Si os digo la palabra manipulación ¿en qué pensáis? Yo pienso en las noticias de los medios de comunicación, en la política, en personas que hacen contigo lo que quieren, en el photoshop, en cualquier engaño...

El Fulgurator es un dispositivo creado por Julius von Bismarck, sirve para manipular imágenes. Se pone en marcha cuando una persona hace una fotografía. Sobre el objeto fotografiado, el fulgurator a la misma vez proyecta una imagen. Entonces el fotógrafo hace la fotografía con una imagen extra que es la que el fulgurator ha proyectado. El fotógrafo al mirar la foto piensa que, si la foto es así es porque la realidad también era así. Solo se podría dar cuenta del engaño si mira su foto y la realidad a la vez.

Imágenes manipuladas por el Fulgurator:



Puedes pensar: ‘’que tontería, total si quieren ponerle a Obama la cruz es más fácil coger luego la foto y con el photoshop ponerlo’’. La cuestión es que si el fotógrafo hiciese eso lo haría aposta. Pero el fulgurator hace que los fotógrafos ya tomen la foto así, con la cruz, y piensen que esa es la realidad. Ningún fotógrafo duda de sus propias fotografías. Con el photoshop hacemos el engaño aposta, pero con el fulgurator estamos engañados sin saberlo.

¿A qué os suena esto? Mirar la realidad, una mentira en la proyección de la realidad… suena demasiado a Platón.

Si Platón decía que ya la realidad es imperfecta porque es copia, con el fulgurator obtenemos esa realidad imperfecta pero encima modificada, es decir, aun menos real, y es posible hacerlo gracias a las tecnologías.
Podríamos decir que el fulgurator es el demiurgo, el cual visualiza la Idea perfecta y realiza una copia imperfecta de esta.Hacemos una foto con el fulgurator a un paisaje añadiendo ciertas variaciones y se la damos a una persona cualquiera.
Esta persona mirara la foto y podrá imaginarse el paisaje real en su cabeza (primer nivel de conocimiento). Luego le decimos a esa persona que la foto ha sido trucada y que se le han añadido ciertas cosas que en realidad no están allí, por lo que la persona empieza a averiguar la realidad (segundo nivel de conocimiento). Más tarde explicamos cómo se ha hecho la fotografía y le enseñamos el fulgurator. La persona establecerá ciertas relaciones entre el paisaje real y el creado, entendiendo como se ha hecho todo.
Finalmente le llevamos a observar el paisaje en persona observando cómo son todas las cosas en su verdadera esencia (mayor nivel de conocimiento: la Filosofía).

Evolucionamos con los avances tecnológicos, pero gracias a su existencia cada vez estamos más engañados.


Tenéis más información sobre el Furgurator en el libro Urban Interventios.

Artículos relacionados
-Salimos mal en las fotos por culpa de Platón
-Los Mitos actuales
-Platón no decía que hubiera dos mundos, sino que el mundo se divide en dos
-¿Qué diría Platón sobre esto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario