martes, 9 de diciembre de 2014

Las anécdotas de Tales de Mileto

Nació en el primer año de la Olimpiada 39, fue el primero en ser llamado sabio, era uno de los siete sabios de Grecia, se le inscribió como ciudadano de Mileto cuando llegó a esta ciudad, ya que él era de Fenicia pero fue exiliado; aunque otros dicen que si nació en Mileto y que pertenecía a una familia ilustre. Se dedicó a asuntos políticos y a investigar la naturaleza, para él la arjé era el agua.

Fue el primero que se ocupó de la astronomía: descubrió la Osa Menor, predijo los eclipses de sol y solsticios, descubrió el curso del sol de un solsticio a otro y demostró que la luna era setecientas veces menor al sol, fijó como último día del mes el treinta, inventó las estaciones del año y lo dividió en 365 días. Dijo que hasta los seres animados tienen alma, con el ejemplo como las piedras de Magnesia (imán) y del ámbar Fue el primero en decir que las almas son inmortales.

Sus maestros fueron los sacerdotes egipcios, midió las pirámides por sus sombras, fue el primero en inscribir en el círculo el triángulo rectángulo y sacrificó a un buey por el descubrimiento. Se interesó un poco por la política, pero por lo visto vivía solo y retirado. No se sabe si se casó y tuvo un hijo o si adoptó al hijo de su hermana. Para demostrar a la gente que es fácil hacerse rico alquiló talleres de aceituna antes de llegar la época y pudo reunir mucho dinero. Salía a contemplar las estrellas con una viejecita, y cayó en un pozo y la vieja le dijo: no ves lo que tienes delante de ti y quieres conocer las cosas del cielo. Le prometió a Creso que cruzaría el rio Halis sin puente, desviando su curso.

A estas preguntas respondió lo siguiente: ¿Qué fue primero la noche o el día? La noche es anterior por un día ¿Qué es lo más agradable? Acertar ¿Qué es lo divino? Lo que no tiene ni principio ni fin ¿Qué es difícil que uno vea? A un tirano viejo.
Tales daba gracias a la fortuna por tres cosas: por haber nacido hombre y no animal, varón y no mujer y griego y no bárbaro.

Murió a los 78 o 90 años a causa del calor, la sed y la debilidad mientras observaba un certamen gimnástico. Sobre su tumba están escritas estas palabras: si pequeña es esta tumba, su fama es amplia como el cielo; ella encierra al muy inteligente Tales.


Artículos relacionados: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario