miércoles, 11 de febrero de 2015

Mi problema con las películas

¡No veo películas! Esta es la frase que repito constantemente.

Y es que las películas me generan algo de ansiedad, el pensar que me tengo que sentar en el sofá una hora y media viendo una película para mi es lo peor del mundo. Y es que soy una negada para las películas y completamente incapaz de comprenderlas, por lo tanto me causan aburrimiento, desesperación y angustia. Cuando te sientas a ver una película nadie sabe de qué trata, en esos minutos soy feliz, pero a los quince minutos todo el mundo sabe en qué consiste la película, todo el mundo menos yo, y es cuando empiezo a sentirme incómoda. No sería la primera vez que me pongo a ver una película y de repente empiezan a salir los créditos del final. O veo películas con alguien que me las vaya explicando o no entiendo nada o lo entiendo todo absolutamente al revés.
Frecuentemente ocurre que pregunto cualquier duda sobre la película y ellos buenamente me responden, pero su respuesta me deja a cuadros y es cuando yo digo: ¡si eso no ha salido! Lo mejor es su respuesta: Ya, pero lo tienes que suponer ¡lo que me faltaba! Si la trama de la película tiene que depender de lo que yo suponga vamos apañaos.

Pero en este mundo eso de no ver películas es incomprendido por el resto. En el día a día están por doquier, siempre hay alguien que saca la conversación de las películas o me pregunta si he visto tal o cual película, como si no hubiera más temas de conversación en el mundo. Yo siempre responde: no veo películas pero se siguen empeñando en hablarme o preguntarme sobre ellas y les vuelvo a repetir: no veo películas. Y por muy raro que os parezca no, no veo películas. No puedo verlas y encima cuanto más las odias mas te hablan de ellas y más están en tu vida, es como cuando te cae mal alguien y solo haces que encontrártelo.

Las pocas películas que he visto o mejor dicho, que he tenido que ver me han causado una gran obsesión, estoy dándole vueltas a la maldita película semanas y semanas. Para mi ver una película es un gran esfuerzo, tardo perfectamente tres días o una semana en ver una película, las veo en intervalos de quince o veinte minutos.

Les parece raro que no vea películas porque según ellos hay mucha filosofía en las películas ¡y a mí que! en mi vida hay filosofía por todos lados, no me hacen falta películas. Y estoy harta de que la gente relacione Platón con Matrix, y no, no he visto Matrix, pero es que porque vean relación con Platón y Matrix ya se piensan que han descubierto un mundo. Si yo les contara en todas las cosas donde veo Platón… alucinarían, eso sí sería para ver una película. Les sorprende que no haya visto Troya, Gladiador, Ágora… o todas esas películas de algo de Grecia, me afirman que esas me gustarán seguro, pues mira, ¡prefiero leerme el libro!

Mi compañera de piso dice que soy paradójica, que como puede ser que no me gusten las películas y tenga mi habitación llena de ‘’cuadros de cine’’ ¡pero es que no son cuadros de cine! Mi habitación está decorada de Audrey Hepburn porque me gusta mucho y sus películas si las he visto y además tengo varios libros de ella.

Haré un poco de psicoanálisis de porque odio las películas. Para colmo, en mi casa existe ‘’la habitación de las películas’’ mi padre quitó la habitación de los juguetes para transformarla en la habitación de las películas, que consiste en una habitación llena de estanterías con un montón de películas, un sofá, una pantalla enorme, dos cuadros donde mi padre va intercambiando las imágenes de dentro dependiendo de la cartelera de la semana, decoración de cine, estatuillas de Marvel… la gente cuando entra a mi casa y ve eta habitación se quedan boquiabiertos, pero a mí no me gusta nada tener pared con pared esta habitación. En realidad creo que la culpa es de mi padre por ponerme películas raras que creo que han sido las que me han motivado a odiar las películas porque no entendía ninguna. Por lo menos me quedé tranquila cuando mi madre el otro día me dijo que ella tampoco entendía las películas que le gustan a mi padre.
Lo que si me gusta es una sensación que siento al ver cualquier película de dibujos que veía de pequeña que te hace tener ‘’flasbacks’’ y recordar momentos y sensaciones que tenias olvidadas de cuando eras pequeño. Y así es mi día a día luchando contra las películas.

Artículos relacionados:
Sensaciones

3 comentarios:

  1. Eva, yo de pequeña también odiaba las películas, me parecían demasiado largas, no las entendía y me aburrían, además, mis padres nunca me llevaron al cine. Esto ha ido cambiando con el paso del tiempo, ahora, y sobretodo desde que empecé la carrera, me encanta ver películas y cada vez soy más selectiva.
    Sin películas se puede vivir, y como muestra la historia, durante siglos sólo hubo libros! :) Y no sólo hay filosofía en las películas, las películas muestran la vida, y en la vida misma hay filosofía.

    ResponderEliminar
  2. Esto es una de las cosas más extrañas que he leído en mi vida. Oliver Sacks sin duda te hubiera dedicado un buen tochete si supiera de tu existencia. Está claro que la elipsis es un recurso ampliamente utilizado en el cine y sin él las películas serían directamente insoportables (para la gente normal, quiero decir) pero también las novelas recurren a ella, y uno tiene que imaginar cosas que no son relatadas de manera explícita... ¿Debo suponer entonces que tampoco te gustan las novelas? ¿? Perdona mi curiosidad, pero es que tengo la impresión de en realidad tus motivos esconden algo así como un trasfondo "freudiano". De hecho, solo conozco a otra persona a la que no le gusta el cine: mi abuela. Ella dice que no le gustan las películas porque son mentira, y no soporta ver gente haciendo como que discute o toma el té... En cualquier caso, sus razones me parecen mucho más sólidas, todo hay que decirlo... Enhorabuena por el blog, en cualquier caso...

    Fran.



    ResponderEliminar
  3. Ah, disculpa... me apresuré a escribir sin haber leído la parte del final...
    En fin, cosas de la multitarea...
    Saludos.

    ResponderEliminar